10 trucos que te harán legendario en la cocina

Todos queremos lucirnos en la cocina: aquí una serie de secretos que te acercan a los participantes de Top Chef México.

6_6

La cocina es un lugar donde muchas cosas se ponen a prueba. Paciencia, cariño, lucidez y practicidad. Cualquiera que haya visto Top Chef México lo sabe. Pero no es necesario ser un top chef para usar una serie de trucos simples, que sirven para demostrar talento en la cocina. Son simples, pero van a servirte de mucho…

 

¿Cómo hacer que el pan recupere su frescura? Simple: échale agua, de 10 a 15 gotas, envuélvelo en papel aluminio, bien apretado, y ponlo en el horno durante 12 minutos. No solo saldrá sin dureza, sino crujiente.

 

Para que la sal no se humedezca en el salero. La solución sencilla: poner unos pocos granos de arroz en el salero, debidamente mezclados con la sal.

 

Cuando hierves vegetales, siempre salen levemente “arrugados”. ¿Lo has notado? La forma de evitarlo es rociarlos con aceite de oliva apenas los retires del agua.

 

¿El caldo nos ha quedado salado? ¿Adiós a esa sopa? No. Agrega unos trozos de papa hervida. Ellos se ocuparan de absorber la sal.

 

El clásico: llorar cuando pelas o picas cebollas. Simple, remójalas en agua con unas gotas de vinagre por cinco minutos.

 

¿Cocinas pescado y te inunda la cocina de olor? ¿O ese pedazo de carne que haces a la plancha? ¿Vegetales hervidos que huelen demasiado? Cuando finalices la elaboración de esos platos, haz un pote de café o una infusión que utilice canela. Te sorprenderá cuanto estos dos aromas pueden dominar el olor de tu cocina.

 

¿Sobró arroz? Para volverlo a calentar, las opciones son un baño de María o microondas. Pero el truco con el microondas es agregar unas gotas de agua antes de empezar el proceso.

 

¿Haz cocinado pescado y la piel te queda húmeda antes que crujiente? El problema es que no la has limpiado bien. Para quitarle la humedad debes secarlo con papel toalla antes de dedicarte a adobarlo. Hay que ponerle sal por ambos lados, y apoyar primero la parte de la piel.

 

Cuando fríes, muchas veces empieza a salpicar sin que hayas, torpemente, metido algo que transpira agua. Si eso sucede, la solución es añadir una pizca de sal en el sitio donde ves se genera la burbuja que explota. Eso no hará las frituras más saladas.

 

 

Publicidad