Voces Ocultas

Cómo saber si la persona con la que habla tu hijo no es un amigo imaginario


Muchos niños nacen con diversas cualidades, pero hay algunos que ciertamente podrían describirse como “sensibles”. Tienen la capacidad de captar cosas que se escapan al entendimiento de los adultos normales. Si tu respuesta es afirmativa a cada uno de los planteamientos que daremos a conocer a continuación, entonces es momento de que tomes cartas en el asunto, porque tu hijo podría estar en contacto con una entidad cuya naturaleza no sea humana.

Si tu hijo solo habla a escondidas con su amigo y nunca delante de ti, entonces es hora de preocuparte. Tu problema puede ser todo menos imaginario y un tanto más corpóreo.

Si comienza a presentar lagunas mentales sin razón alguna sobre las cosas que ha hecho, debes prestar mucha más atención a su forma de actuar cuando no está consciente de sus actos.

Si tu hijo de repente empieza a estar estoico todo el tiempo y con la mirada fija, debes encender las alarmas porque en estos días, no existe tal comportamiento así en un niño.

Si tu hijo comienza a presentar problemas de salud sin un diagnóstico posible, quizás quieras visitar a alguien más que no sea un médico.

Si el semblante de tu hijo se vuelve sombrío, poco alegre y creativo como la de cualquier infante, lo más probable es que la esencia sobrenatural esté empezando a tomar control sobre él.

Si tu hijo comienza a hablar sobre alguien que vela su sueño o lo observa mientras duerme, lamentamos informarte que una luz encendida no será suficiente.

Si tu hijo es pequeño y presenta variaciones drásticas en la voz, levántate de tu silla y empieza a buscar a un experto en asuntos paranormales de inmediato.

Publicidad